Ella no se presentó, me la presentaron. Me dijeron que se llamaba Liza y que fuera despacio con ella, porque es un poco estúpida y limitada para la conversación: no dice nada interesante, no es muy coherente, no escucha ni presta atención a lo que uno le dice, no observa nada que uno le muestre y generalmente nunca entiende bien de qué va la charla. Si uno quiere conversar con Liza tiene que escribirle frases cortas o palabras que ella pueda entender, solamente responderle si…Continue Reading «11 de mayo. El obrero digital»